Francisco Vilches / Letters / Madrid

carta_74

Madrid y noviembre 21 de 1634.

(Tom. 216, fol. 190)

Pax. Christi, etc. En primer lugar, conjuro a V. R, me diga con toda claridad quién le dio aquel papel que ahora me envía de Joaquín Maldonado; 2° quién sea este autor; 3° adónde se escribió e imprimió, porque, aunque dice que, en Amberes, es falso, que por acá fue; 4° que me envíe otros dos papeles en todo caso con el correo, y en retorno le enviaré un buen papel. Me conviene saber esto, porque o es diablo o ladrón de casa que me hurtó dos de mis más raros pensamientos. ¡Válate el Joachin, válate! Dice que un nombre betulonense trata el punto de la ciudad Bétis como ha sabido de amigos; ¿quiénes serán estos?

A la duquesa de Mantua [Margarita de Saboya], gobernadora de Portugal, hacen los Reyes exquisitos agasajos: partirá de aquí a 2 de diciembre. Lleva orden para tratar de vos a todos los señores de Portugal; aquí en la corte ha tratado de excelencia a los grandes, y ellos a ella de alteza. Va por su primer caballerizo D. Carlos de Arellano, y D. Francisco Valcárcel por su alcalde de corte.

De nuevo hay que D. Fadrique ha estado estos días tan apretado, que le mandaron dar los Sacramentos. Estuvo antes preso en una casa particular; pero, con motivo de su enfermedad, dieron licencia para que le llevasen a su casa; ya está mejor. Toda su culpa, según ya dije en otra, no es más que no haber obedecido a S. M que le mandó ir a limpiar las costas de Portugal: no se le ha hecho otro cargo ninguno.

El P. Camacho ha venido, y otros muchos que van a ambas Indias, entre ellos el P. Marcelo Mastrillo, el del milagro de San Francisco Javier en Nápoles. Asombro es ver contar el caso; y lo que más es, que no le queda señal de la herida. Mire qué cirujano tan bueno tenemos en San Francisco; ¡como que se aprovechó en vida tanto en la cura de los enfermos! El P. Marcelo es un ángel agradecidísimo al favor del Señor; va a cumplir su voto a la India; pésame que no se pase por ahí; lleva un cuadro pintado del milagro, muy lindo. Se está muriendo Peralta, el monje bernardo que fue antes de la Compañía. Envió a llamar al P. Francisco Pimentel, y le dijo delante de testigos que publicase que todo cuanto había dicho contra la Compañía era mentira, y se desdecía de ello.

En Osma un carmelita descalzo, sacerdote expulso, con otros dos, hicieron un hurto cuantiosísimo en la Iglesia mayor; los prendieron a los tres; han degradado al expulso para descuartizarle. Un carmelita predicaba el día de Santa Teresa en la misma iglesia, y para excusar a su religión, dijo que no se maravillasen que de su religión hubiese salido un ladrón; que en el colegio apostólico hubo un Judas, en los dominicos un Mazuelos, en los agustinos un Lutero, en la Compañía un Mena. Ha causado gran reparo; es público y se piensa le darán una admonición.

El P. Provincial de esta provincia estuvo a la muerte la semana pasada; le recetaron una bebida, y el bueno del boticario, por echar dracma y media de beleño echó onza y media; tomó la bebida; se le quitó el sentido; estuvo como muerto casi un día natural; pero fue Dios servido de que volviese, y esté mejor de su achaque.

Guarde Dios a V. R. Madrid y noviembre 21 de 1634. =Francisco de Vilches. == Al P. Rafael Pereyra.

See full screen

carta_75

11 December 1634